Cómo evitar una depresión post-vacacional

si yo puedo, tú también
Si yo puedo hacerlo, tú también
4 agosto, 2015
vacaciones montaña
Como hacer uso de tus vacaciones para fines educativos
9 agosto, 2015

Cómo evitar una depresión post-vacacional

industrial factory plant pollution smoke

Se acabaron mis vacaciones. Aparte de unas ligeras agujeras (he hecho deporte prácticamente todos los días) me siento lleno de energía. Han sido las vacaciones más despreocupadas de mi vida. He tenido la tranquilidad que las cosas se iban a hacer en mi ausencia porque había gente más que capaz para hacerlo.

No todo el mundo lo vive igual. Muchas personas se deprimen cuando vuelven de sus vacaciones. “Lo mejor” del año se ha acabado y a partir de ahora todo va cuesta abajo.

Si cada vez que vuelves de vacaciones caes en una depresión, tienes un problema (serio)

La vuelta de las vacaciones son en grande lo que el lunes es en pequeño para muchas personas trabajadoras. Significa retomar tareas y actividades desagradables.

Si de lunes a viernes únicamente estás haciendo cosas que no te gustan o que incluso odias puede que tengas un serio problema. En ocasiones no tenemos mejores opciones porque hay que ganarse la vida de alguna forma.

Hay otros casos donde el cambio da miedo por lo que no se toman las decisiones que podrían ser dolorosas pero mejorar la situación a medio plazo.

Piensa si no estás hipotecando una parte de tu vida y si realmente merece la pena pagar el precio que estás pagando.

La vuelta de vacaciones debería estar llena de ilusión por mover el mundo

Si tienes la suerte de hacer lo que te gusta llegarás a un punto en tus vacaciones donde cada día adicional te genera ansiedad porque tienes ganas de retomar las cosas.

En mi caso he logrado alargar ese plazo en los últimos años porque cuando inicié mi aventura de montar proyectos online ya me agobiaba el hecho que fuese lunes y no tuviera un portátil delante para trabajar.

Dejar las cosas bien hechas antes de irte de vacaciones

Uno de los principales errores como workaholic ha sido no dejar las cosas terminadas antes de irme de vacaciones. Si quieres descansar de verdad tienes que hacerte la idea que no vas a trabajar.

En este caso es necesario que todo lo urgente esté hecho o delegado. No es tan complicado pero hay que hacerlo. De esa forma no vas a sentir estrés porque ya en el avión estás pensando que cuando llegues tienes que responder 2-3 mails, terminar la propuesta o cualquier otra actividad que te aleja del merecido descanso.

Para volver bien de las vacaciones es esencial que lo hayas dejado todo hecho. En otro caso las vacaciones son una continua sensación de ansiedad que culmina en una depresión cuando a tu vuelta.

Disfrutar de cada instante durante las vacaciones

Las vacaciones no sentirían tan bien si no tuviéramos el contraste del trabajo. Para que haya descanso tiene que haber esfuerzo. Es como el Yin y el Yang.

Hay que disfrutar al máximo del tiempo que tenemos y hacernos la idea que la limitación de de los días que tenemos para irnos a la playa o al pueblo es necesaria para hacerla más valiosa.

El aburrimiento también genera estrés por lo que estar de vacaciones demasiado tiempo se puede convertir en una rutina que ya no aporta el beneficio esperado sino más bien todo lo contrario.

Dejar 1-2 días de pausa entre volver de vacaciones y empezar el trabajo

Una de las cosas que más estrés puede producir cuando no hay margen para aclimatarse. Volver tarde el días de las vacaciones y tener que levantarse temprano el próximo día para ir a currar no es nada fácil.

El cambio es demasiado brusco. Lo ideal es dejar un margen de 1-2 días donde tenemos más tiempo para prepararnos mentalmente que en breve toca trabajar otra vez.

Por suerte la mayoría todavía está disfrutando de sus vacaciones o todavía no ha disfrutado de ellas. Todo llega y todo pasa. Lo importante es sacar provecho de lo que estemos haciendo dando igual si estamos en modo descanso o en modo trabajo.

Foto de Fotolia | @cristi180884

Carlos Bravo
Carlos Bravo
Carlos Bravo es padre de 3, emprendedor en serie, autor de libros, maratoniano y blogger que publica todos los días en diferentes bitácoras. ¿Por qué hacer menos si se puede hacer más? Feliz. De momento por lo menos.

2 Comentarios

  1. Yo siempre he sido de la opinión de que si una persona tiene depresión post-vacacional en múltiples ocasiones, es sinónimo de que tiene un trabajo que no le llena completamente. Como tú dices en este post, tiene un problema serio.

    Pienso que todo hay que verlo como una inversión, no como un castigo. Si tu trabajo te encanta, no tendrás excesivos problemas a la hora de volver excepto el estrés acumulado entre la transición vaciones-trabajo. Nada que no pueda solucionarse en unos días.

    Pero si de verdad no estás contento con tu situación laboral actual, creo que la vuelta al trabajo se debería ver como una inversión para poder disfrutar de otros momentos como los vividos en vacaciones. Cambiar el concepto de castigo por el de inversión.

    • Carlos Bravo dice:

      Me quedo con tu última frase Alejandro. “Cambiar el concepto de castigo por el de inversión”. Totalmente de acuerdo.

      Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>