lotería
Por qué no me gusta jugar a la lotería
11 junio, 2016
Vida Equilibrada
El estrés de una vida equilibrada
18 junio, 2016

¿Eres humilde?

hand einer statue vor unscharfen hintergrund

Respondemos de forma honesta a la pregunta del título de este post. La mayoría de las personas diría algo en plan » hombre, creo que sí «. En plan humilde claro… Yo me incluyo en este grupo. Hace poco me he dado cuenta de lo fácil que es engañarse a sí mismo.

Humildad implica ser consciente de las propias limitaciones y posibilidades. Implica entender que hay personas que son mejores que nosotros. Incluso en algún momento Messi y Ronaldo serán superados por creces por nuevos jugadores mejores que ellos.

Hasta aquí todo bien. Si sabemos esto. ¿Cuáles son nuestros actos? ¿Demostramos humildad o únicamente son palabras vacías?

Si piensas que hay personas en este mundo de los que puedes aprender. Entonces… ¿Lees sus libros? ¿Sigues sus pasos? ¿Lees sus entrevistas?

Si eres consciente que te puedes equivocar. ¿Haces caso a lo demás o siempre intentas imponer tu criterio? Da igual lo convencido que estés. ¿Crees que eres infalible?

¿Cuánto tiempo al día realmente practicamos humildad? ¿Cuánto tiempo al día le dedicas a aprender cosas nuevas? Si sabemos que no sabemos nada tenemos que formarnos.

He dado el primer paso. Me acabo de comprar 30 libros y ahora mismo me pondré a aprender con uno de ellos. Ya te iré contando…

Derechos de foto de Fotolia | @rolfkremming

Carlos Bravo
Carlos Bravo
Carlos Bravo es padre de 3, emprendedor en serie, autor de libros, maratoniano y blogger que publica todos los días en diferentes bitácoras. ¿Por qué hacer menos si se puede hacer más? Feliz. De momento por lo menos.

2 Comentarios

  1. […] razón detrás es simple. Me he dado cuenta de la falta de humildad que me acompañaba hasta hace poco. Evidentemente tenía claro desde siempre que no lo puedo saber […]

  2. Yo tengo que reconocerlo: la hulmidad es una de las áreas en las que todavía tengo que mejorar.

    A veces, creo que se confunde con orgullo. O, al menos, me cuesta comprender en ocasiones si realmente paso la línea roja de la no humildad o la línea roja del orgullo.

    Siempre he sido una persona a la que le ha costado aceptar que alguien sea mejor que yo. En parte, es mi visión competitiva de todo, pero esto no quita que en muchas ocasiones deba aprender a agachar la cabeza y trabajar un poco más la humildad. Existen grandes campeones que, viéndolos en la TV, transmiten una sensación de humildad que a mí ya me gustaría tener.

    El primer paso, como siempre, es reconocerlo. Y con posts como el tuyo Carlos, uno trata de comenzar a corregir estos fallos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>