Gestionar expectativas – cómo estar a la altura de los que nos exigen

La motivación interna
La motivación interna
6 octubre, 2015
éxito vida
¿Qué es lo más grande que puedes conseguir en esta vida?
11 octubre, 2015

Gestionar expectativas – cómo estar a la altura de los que nos exigen

Hochgebirge im Sonnenuntergang

La vida no es justa. Cuando mejor haces las cosas, más te exigen. Tengo el privilegio a día de hoy de vivir de mis negocios. Me ha costado llegar a este punto y no tengo ninguna razón para relajarme. No siempre he sido emprendedor “independiente”. También he trabajado por cuenta ajena. Mi objetivo ha sido siempre sobrepasar las expectativas de mis jefes.

Me gusta hacer las cosas bien y me esfuerzo para no decepcionar a la gente. Antes y ahora. El problema de estar a la altura es que las expectativas van creciendo con el tiempo. Esto se puede convertir en un problema sobre todo si eres exigente contigo mismo e intentas seguir el ritmo.

1. Analiza

Suena extraño, pero la cosa empeora si empiezan a recomendarte porque la gente tiene tendencia a exagerar. Una persona que hace un trabajo bueno se convierte rápidamente en un “crack”.

Para estar a la altura de las expectativas hay que tener claro lo que la gente espera de ti. Analiza la situación. ¿Serás capaz de cumplir o no es realista lo que esperan de ti? ¿Lo podrás hacer pero el precio que tienes que pagar para ello no merece la pena?

2. Corrige

Aterriza las expectativas. Deja claro lo que puedes esperar de ti y lo que no. No es una muestra de debilidad admitir que tienes tus limitaciones sino más bien todo lo contrario. En general te van a agradecer el hecho que eres realista y honesto aunque igual les hubiera encaja que estuvieses a la altura de las expectativas iniciales.

Es mejor cumplir lo prometido que no alcanzarlo por miedo de no admitir las propias limitaciones.

3. Mueve el culo

Lo prometido es deuda así que una vez reducidas o confirmadas las expectativas hay que cumplir. Esto consiste básicamente en mover el culo. No hay que quejarse que las personas esperen mucho de ti porque eso en realidad es algo bueno. Te interesa que te relacionen de esta forma positiva y que esto más adelante no cambie porque se hayan llevado alguna decepción.

Al final la presión nos pone en movimiento. Es bueno que alguien nos empuje pero únicamente tan rápido para mantener el ritmo y no tropezar porque vamos demasiado rápido.

Foto de Fotolia | @Jamrooferpix

Carlos Bravo
Carlos Bravo
Carlos Bravo es padre de 3, emprendedor en serie, autor de libros, maratoniano y blogger que publica todos los días en diferentes bitácoras. ¿Por qué hacer menos si se puede hacer más? Feliz. De momento por lo menos.

1 Comment

  1. Para mí, el problema principal con las expectativas no es hacer frente a lo que unos esperan de ti. Es la reacción cuando, de repente, algo no sale como se tiene planeado (o como otros tienen en mente según sus expectativas).

    En el mundo online, por ejemplo, cuesta una barbaridad construir una marca personal sólida en base a lo profesional que eres. En este momento, las expectativas son muy altas y la presión a la que se somete una persona puede acabar por estropear todo el trabajo.

    Yo creo que lo más importante está en mantenerse con los pies en el suelo. Está bien que otras personas tengan las expectativas altas sobre tu trabajo, pero esto no quiere decir que tengas que mover todo lo que esté en tus manos por cumplir todas y cada una de las expectativas que generan sobre ti.

    Recuerdo el caso de Ronaldinho, que los que sean amantes del fútbol como yo lo conocerán por ser uno de los mejores futbolistas del mundo. Después de ganar el balón de oro, su entorno y los aficionados seguían reclamando más y más. Las expectativas sobre él eran tan altas que, finalmente, acabó derrumbando su carrera profesional. Es en este punto donde debemos evitar caer.

    Un saludo Carlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>