La incómoda y tranquilizante verdad sobre ser padre (o madre) de familia numerosa

simpatia
No le puedes gustar a todo el mundo (ni te interesa)
23 julio, 2017
vacaciones
No necesitas vacaciones, necesitas una nueva vida
30 julio, 2017

La incómoda y tranquilizante verdad sobre ser padre (o madre) de familia numerosa

b99d9483-c956-4b93-b2f4-89da480877fe

Y sí, todo es fantástico cuando tienes esas pequeñas copias de ti corriendo por tu casa. Pero luego intenta escribir este post con tu peque de 19 meses gritando por debajo de la mesa porque no has ido a jugar con él al futbolín. Tú y yo sabemos que va a ser complicado llevar a cabo una partida en condiciones pero te aseguro que su punto de vista puede diferir bastante en ocasiones. Me han dicho que esto no cambia hasta que tengan 44 (años). Y a veces ni entonces. Bueno, ya veremos eso…

A veces me pregunto lo que esos padres y esas madres que tienen un hijo en casa se pueden llegar a quejar de la situación y de la falta de tiempo para sí mismo. Bueno, tal vez es el hecho de que creces con tus tareas y cada reto te parece un mundo. Cuando pasas de nivel y miras atrás echas de menos esos tiempos “fáciles” que en su momento te parecían complicados.

La verdad sobre ser padre (o madre) de familia numerosa es esta:

  • Pasar 2 minutos en el baño a solas sin que nadie grite “Papá” o de portazos en la puerta para que la abras es un lujo que te permiten tener con suerte una vez al mes.
  • Dormir no es algo que te cueste sino que es consecuencia del cansancio interminable que sientes en tu cuerpo día tras día (y más si estás de vacaciones) durante años.
  • Cuando sales en la calle estás continuamente en alerta como un soldado que está patrullando escaneando cada esquina de las calles estimando velocidades de coches, motos, bicicletas, evaluando si ese perro a 200 metros juguetón muerde, le chupa la cara a tu peque o “nada más quiere jugar”, etc.
  • Salir y estar con tu pareja a solas es una sensación extraña como si te hubieses dejado una pierna o un brazo en casa. No estáis acostumbrados ya a estar a solas y la tranquilidad empieza a incomodar y poneros nerviosos. Será por eso que únicamente os permitís ese lujo 1-2 veces al año.

Al final el tiempo es pasajero y creo que este periodo de cuando son pequeños pasa demasiado rápido. Te vas dando cuenta de ello cuando miras en el espejo y te das cuenta que cuando te peinas tienes que ir cada vez más hacia dentro para pillar algo de pelo (si es que te queda todavía). También esa persona en las fotos que sale cuando hacías viajes de ciudades en pareja se parece cada vez menos a la que ves por las mañanas cuando te despiertas. Y aun así la sigues queriendo cada día más.

Luego te encuentras con amigos de la infancia y te das cuenta que su vida no ha cambiado. Siguen teniendo esa vida de lujo que dejaste atrás por tener hijos. Cuando te despides de ellos te dan pena. Por todo ello que se pierden. Por qué no han entendido que ese sacrificio es felicidad. Claro que es duro casi todo el tiempo y no todo es bonito. Pero yo ya no lo cambiaría por nada.

Nada más te quiero dar un último consejo. No te fíes de ningún gurú de la productividad que tenga al menos un peque de menos de 10 años en casa. No sabe de lo que está hablando… 😉

Y una cosa más. He empezado a sacarle provecho al tiempo incluso cuando no había. Es lo que aprendes realmente cuando eres padre (o madre) de familia numerosa. No dejes de ser tú.

  • Puedes hacer deporte, si realmente quieres.
  • Puedes tener metas personales, si te las propones.
  • Puedes sacar tiempo para cualquier cosa, si te lo planteas.

No tienes que despedirte de tus sueños que no tengan que ver con tener hijos. No es incompatible. Ni serás un mal padre o una mala madre.

Esto es la incómoda pero a su vez tranquilizante sobre ser padre (o madre).

¿Será más complicado? Dalo por hecho.

¿Será posible? ¡Por supuesto!

Foto de Adobe Stock | @Halfpoint

Carlos Bravo
Carlos Bravo
Carlos Bravo es padre de 3, emprendedor en serie, autor de libros, maratoniano y blogger que publica todos los días en diferentes bitácoras. ¿Por qué hacer menos si se puede hacer más? Feliz. De momento por lo menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>