Afrontar miedos

De hecho antes de redactar este párrafo he realizado una llamada que tenía pendiente durante todo el día.

Era un tema que no era agradable del todo. No ha llegado a ser algo “gigante” pero al final ha sido enano. Y esto suele ser muchas veces así.

Lo que nos parece grande cuando lo afrontamos al final no lo es tanto. En ocasiones incluso es ridículo y nos da casi vergüenza que haya retrasado algo que al final era tan poca cosa.

Así que ya lo sabes. No lo evites, afróntalo como un hombre o una mujer y verás que acortar el tiempo de sufrimiento para dar un paso inevitable casi siempre merece la pena.

Foto de Adobe Stock | @anela47

3 marzo, 2018
enano

Los gigantes que son enanos

¿Cuántas veces has retrasado una decisión, una confrontación, una tarea por miedo? Si pienso en mi diría que muchísimas veces.