Felicidad

Meditar. Es algo que le suele funcionar a mucha gente. En mi caso imposible. Parar va en contra de mi naturaleza y aunque no lo haya intentado nunca en serio, tengo alternativas a la meditación.

Hay diferentes niveles de preocupación. Los niveles leves te los puedes sacar con deporte. Cuando mayor el problema, mayor el nivel de actividad física que necesito para eliminarlo.

Pero no siempre funciona y con el paso de los años cada vez menos.

El otro día sorprendentemente me funcionó una cosa. Y no sé ni si lo hice de forma consciente. En el momento que surgió la obligación me obligué meterme a fondo con otro tema. Lo ideal es que sea un tema donde estés con otras personas porque eso requiere tu atención total en lo que ellos tu cuentan. Sal a la calle, no te quedes en tu habitación. Estar con grupos de personas te hará el día a día más agradable.

La interacción es una forma muy potente para olvidarse temporalmente del miedo. Al final no se trata de esconderse o huir. Simplemente te ayuda a disfrutar más del momento. Tarde o temprano tendrás que enfrentarte a tus demonios porque no van a desaparecer sin más pero mientras tanto vas sacando provecho del presente.

Foto de Adobe Stock | @BrtN66

13 agosto, 2017
Hoodie on a black backgroun

Cómo quitarse de forma temporal el miedo de la cabeza

¿Las preocupaciones y el miedo dominan tu día a día? Esto es la forma cómo yo consigo sacármelos de la cabeza.
5 agosto, 2017
lebensfroh

Las 7 superhabilidades y competencias que deberíamos enseñar a nuestros hijos

¿Qué es lo que quieres para cuando tus hijos sean adultos? Yo quiero que aprendan a ser felices.
24 junio, 2017
flor

La relación a largo plazo vale más que un trato a corto

Una de las cosas más complicadas de la vida es mantener relaciones sanas con las personas. Una de las claves es dejar respirar.
13 mayo, 2017
El Hierro ist die westlichste und kleinste Insel der Kanaren. Eine sehr ursprüngliche Vulkaninsel ohne Massentourismus. Zielgruppen sind Wanderer und Taucher. Die Natur ist vielseitig.

Pasárselo bien contra la propia voluntad

A lo largo de la vida sales cada vez menos y pasas menos tiempo con tus amigos. Es una pereza que merece la pena combatir.