Cómo no ganarte la confianza de alguien

Man in respirator with radioactivity balloon in hands
Cómo tratar personas tóxicas cuando te enfrentas a ellas
27 septiembre, 2015
bascula para viajes
Gadgets para Lifehackers – una báscula para maletas
4 octubre, 2015

Cómo no ganarte la confianza de alguien

Lion portrait

Lo estás intentando demasiado. Es la forma de cómo yo resumiría todas las acciones fallidas que alguien puede estar llevando a cabo para conectar, conseguir una colaboración, cerrar un trato o cualquier otra cosa que requiera confianza por la otra parte.

Tu comunicación es intrusiva y no respetas las distancias

Existe una zona de confort natural a la hora mantener distancias con personas que no conocemos todavía muy bien. Estas existen tanto de forma presencial como de forma virtual. La comunicación puede ser violenta en este sentido porque rompe muchas de las barreras que consideramos privadas.

Tener un contacto de una persona no significa poder utilizarlo. Si he logrado el número de teléfono de alguien puede ser percibido como molesto recibir una llamada de alguien que no conozca de absolutamente nada. Lo ideal es tener un contacto común que os pueda llegar a poner en contacto. En ningún caso Whatsapp o el chat directo de Facebook son los canales adecuados. No te puedes imaginar la cantidad de personas que lo perciben como altamente molesto y agresivo recibir mensajes por estás vías porque tienen la aplicación instalada en el móvil y siempre aparecen como en línea.

No eliges los canales adecuados y no respetas los plazos

La forma menos directa es la del contacto por e-mail. Aquí es recomendable utilizar los canales deseados de la otra persona. Si tiene un blog, puede ser el formulario de contacto. Si sois contactos en LinkedIn sería el uso de la mensajería interna. En caso de dudas no hagas uso del e-mail. Muchos usuarios de LinkedIn no son conscientes que sus contactos tienen acceso  a su correo por lo que lo pueden considerar como una sorpresa desagradable.

Cuando haces un primer contacto tienes que respetar los plazos. No envíes un email y 24 horas más tarde lanzas un tuit con mención porque no has recibido todavía una respuesta. Ten paciencia. En ocasiones no vas a tener respuesta. Tendrás que tener paciencia. A partir de los 10 días es razonable hacer segumiento.

Eres demasiado amable

No nos fiamos en general de las personas que son demasiado simpáticas sobre todo si parece forzado. Hay personas que lo llevan dentro de forma natural y otras que tienen que esforzarse para dar esa sensación. No me preguntes constantemente cómo estoy si nos somos pareja o amigos íntimos.

Si no tienes nada interesante que contar no lo intentes. Debes aportar valor sin pedir nada a cambio pero no te pases. En cuando más te esfuerzas, menos caso te harán porque más desconfianza generarás.

Resumiendo: no lo intentes demasiado. La confianza no es algo que se pueda forzar. Requiere su tiempo y requiere sentir las mismas vibraciones. En ocasiones no están.

Foto de Fotolia | @MikeLiu

Carlos Bravo
Carlos Bravo
Carlos Bravo es padre de 3, emprendedor en serie, autor de libros, maratoniano y blogger que publica todos los días en diferentes bitácoras. ¿Por qué hacer menos si se puede hacer más? Feliz. De momento por lo menos.

1 Comment

  1. ¡Buenas Carlos!

    Algo que me gusta del mundo del blogging es que te puedes encontrar con cientos de personas, y todos de personalidades realmente distintas. Alguna llegan y se quedan, pues ves ahí una buena oportunidad. Con otras, no obstante, sucede exactamente lo que comentas en este post. La confianza es algo muy difícil de ganar, y creo que en este mundo todavía existen muchas personas que desconfían por naturaleza.

    Yo mismo, por ejemplo, tengo una actitud un poco fría cuando una nueva persona me envía un correo electrónico con una propuesta de colaboración. De hecho, no es la primera vez que una startup me ha contactado en 4-5 ocasiones a lo largo de una semana para una misma propuesta que no me interesaba. Este, para mí, es un claro ejemplo de cómo no ganarte la confianza de nadie.

    Me ha resultado muy llamativo el concepto de zona de confort del que hablas al principio. En parte porque, aunque siempre se dice que se ha de salir de la zona de confort e intentar algo nuevo, con las relaciones personales o profesionales creo que tendemos a realizar el efecto contrario. ¿No lo crees?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>