Es el tiempo que debes dejar de pasar antes de responder en caliente. Ni un minuto menos, igual algún minuto más.

  • Cuando la cosa se enfría todo tiene otra perspectiva.
  • A veces te das cuenta que no tienes razón.
  • Nada es tan grave como al principio parece.

Si a pesar de haber esperado 24 horas piensas igual, actúa. Busca una segunda opinión. Aunque tengas razón, muchas veces no merece la pena tu energía y atención.

Foto de Fotolia | @alekseyvanin

4 junio, 2017
24 horas

24 horas

¿Eres de los que fácilmente se enervan? A veces es recomendable esperar 24 horas antes de actuar.