Life Hacking

No me cuesta hacer ayuno. Como una vez al día. Estoy 23 horas sin ingestión y luego tengo 1 hora para comer. No me cuesta sinceramente. En mi caso no me interesa tanto adelgazar sino más vivir los efectos saludables que vienen con el ayuno.

Dos de ellos ya los estoy percibiendo: resistencia al estrés y foco. Estos últimos días he podido trabajar de forma más concentrada atacando tareas difíciles. Además he llevado un ritmo de trabajo intenso que no me ha afectado en nada el humor y no me he sentido en ningún momento agobiado.

Por suerte no he perdido peso o eso al menos pienso. Como no me suelo pesar demasiado tampoco puedo estar seguro. Seguiré con el ayuno de lunes a viernes, cenando a las 18 horas y el resto del día únicamente bebiendo agua. No es tan complicado como igual puede sonar.

Foto de Adobe Stock

19 septiembre, 2021
Sun with lens flare, vector background.

Efectos sorprendentes que estoy viviendo en primera persona tras pocos días de ayuno

He empezado a hacer ayuno comiendo cada 23 horas una comida. Los efectos son sorprendentes y el esfuerzo es limitado.
18 septiembre, 2021
perro viejo

Estamos hechos para sufrir

El ser humano es un milagro. Aguanta mucho más de lo que pensamos. De hecho el sufrimiento es parte de su ADN.
12 septiembre, 2021
aburrido

Aburrirse es bueno

No siempre hay que estar súper-ocupado. De vez en cuando no hacer nada puede tener efectos positivos que no hay dejar de lado.
11 septiembre, 2021
vaso medio lleno

No comer nada pueder ser sano

No tengo hábitos especialmente buenos de comer. Siempre pensaba que comer era esencial hasta que me entero de esto.