Mis 3 superhábitos que han cambiado mi vida (para siempre)

aguantar
Aguanta
11 junio, 2017
Gasflamme
La obsesión (temporal) es sana para lograr tus objetivos
18 junio, 2017

Mis 3 superhábitos que han cambiado mi vida (para siempre)

forjar

Es cuestión de definición. Mi definición para diferenciar entre un hábito y un superhábito es simplemente una cuestión de tiempo. Pero antes veamos lo que dice la RAE:

Modo especial de proceder o conducirse adquirido por repetición de actos iguales o semejantes, u originado por tendencias instintivas.

Sobre todo la parte de “tendencias instintivas” me genera confusión ya que un hábito sobre todo en una fase inicial es algo “anti-natural” para el ser humano. El instinto nos dice que nos dejemos seducir por la buena vida, de no gastar más energía de lo necesario, etc. En suma, nos dice que nos convirtamos en gordos perezosos (o sigamos siéndolo, depende del punto de partida).

Se dice que un nuevo hábito se adquiere en 30 días pero a pesar de que a partir de ahí las cosas sean más sencillas, el riesgo de recaer en antiguos comportamientos sigue siendo elevado.

Es la diferencia de adquirir el hábito de salir a correr porque estás preparando una maratón y salir a entrenar porque forma parte de tu estilo de vida. Tal como comenté la semana pasada se requiere algo más radical.

Un superhábito en cambio te dura años o en el mejor caso para siempre. Es la gran diferencia entre hacer algo durante un tiempo o permitir que forme parte de tu forma de ser como persona.

Es la diferencia entre “yo hago” o “yo no puedo” y “yo soy”. Esto son mis 3 superhábitos que llevo practicando hace años.

  1. Yo soy corredor desde los 25 años y entreno al menos dos veces por semana desde entonces.
  2. Yo soy aprendiz. Aprendo idiomas de forma intensiva desde que tengo que 22 años. En los últimos 2 años lo hago todos los días.
  3. Yo como sano. Por lo menos en el 99% de los casos. He dejado las bebidas azucaradas hace 2 años. Nada de chuches tampoco. Han dejado de atraerme.

Aprendizaje continuo, practicar deporte y tener disciplina en la alimentación me han cambiado la vida.

  • Te recuerda a diario que nunca hace daño aprender algo nuevo y que no sabes nada todavía en comparación con todo lo que queda por aprender.
  • Te demuestra que si te esfuerzas físicamente te da fuerza mental para superar cualquier crisis o solucionar soluciones estresantes con elegancia.
  • Te enseña lo débil que es tu cuerpo y que es un templo que tienes que cuidar al máximo porque es el único que tendrás durante mucho tiempo.

Te cambian la vida porque cambias tu vida. Al principio todo se resiste. Tienes que luchar a diario contra los instintos. En algún momento llega un día donde se ha convertido en algo tan normal como limpiarse los dientes.

La satisfacción y el bienestar que recibes a cambio son enormes. Merece la pena. Mucho.

Foto de Fotolia | @Rainer Fuhrmann

Carlos Bravo
Carlos Bravo
Carlos Bravo es padre de 3, emprendedor en serie, autor de libros, maratoniano y blogger que publica todos los días en diferentes bitácoras. ¿Por qué hacer menos si se puede hacer más? Feliz. De momento por lo menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>