A nuestra familia nos gusta hacer puzzles. Hemos ido subiendo el nivel. De 500 piezas hemos llegado ahora a unas 1.000. Con esta cantidad no lo acabas en un día y tampoco en dos.

Tenemos una mesa grande en el salón donde se encuentrar el puzzle. Trabajo desde casa y suelo tener días intensos. Entre llamada y llamada o tarea y tarea suelo irme a la mesa para despejar la mente. Colocar nuevas piezas del puzzle me hace despejar la mente y me da una sensación de tranquilidad enorme.

Es como meditar o eso me imagino (nunca he meditado). El foco en el puzzle hace que pueda soltar el resto del día durante un instante. Después tengo más energía y fuerza. Pruébalo. Es divertido.

 

21 noviembre, 2020
cosecha

Haz un puzzle para meditar

Hacer puzzles es mi nueva forma de meditación. Te cuento la experiencia que he vivido estas últimas semanas.