minimalismo

Cualquier persona te dice que las pertenencias no te aportan felicidad y la mayoría de las personas estarán de acuerdo con esta frase. No es la primera vez que la escuchan ni será la última. Muchas veces te habrá pasado por la cabeza “no necesito esto” o lo otro pero ha pasado el efecto pocas horas o días después de haber tenido esta reflexión.

Basta con ver el próximo anuncio de móviles, coches o ropa para volver a despertar esa emoción de quererlo todo y pensar que nuestra felicidad depende ello. Nos damos cuenta de lo poco que necesitamos en realidad cuando nos tenemos que mudar de casa y pesa más la pereza de tener que meter ese trasto en una caja que regalarlo o simplemente tirarlo a la basura.

Estoy convencido que cuando menos tenemos, menos necesitamos porque vemos que nuestra felicidad no depende de ello. Poseer menos no nos hace menos feliz sino en ocasiones todo lo contrario porque se elimina la preocupación de la posible pérdida.

En ocasiones puede ser bueno hacer una mudanza aunque nada más sea virtual para deshacerse de cosas que no necesitas. Puede que incluso después te sientas liberado en vez de privado de cosas. Quien sabe, igual incluso serás un poco más feliz. Habrá que probarlo para vivirlo.

PD: me mudo de casa por cierto.

Foto de Adobe Stock | @Monkey Business

5 mayo, 2019
Close Up Of Man Carrying Sofa As He Moves Into New Home

Múdate de casa

Damos importancia a cosas hasta que dejan de ser importantes. No entendemos enseguida que no son las pertenencias que nos aportan felicidad.
31 marzo, 2018
minimalista

Fuera lujos

Cuando más tienes, más quieres. Lo contrario también es cierto. Cuando menos tienes, menos necesitas.
21 enero, 2017
basura

El reto minimalista – deshazte de cosas que no necesitas durante 30 días

Te lanzo la pelota a tu tejado. Aquí viene una propuesta para un reto que me estoy planteando. Todavía no lo tengo decidido pero si aceptas, me lanzo… ;)
8 octubre, 2016
portrait einer attraktiven jungen frau

Minimalismo y felicidad

El problema de ser rico o pobre no consiste en tener o no tener. Es más bien un tema de actitud.