Motivación

Coge algo que pese algo más de 200 gramos. Intenta que no pese más de medio kilo. En serio, hazlo. Puede ser una botella de leche, un bote de crema, un libro gordo, una lámpara o cualquier tipo de caja. Levántalo todo lo que puedas y bájalo todo lo que puedas sin encorvar la espalda. No sigas leyendo si vas a pasar de hacerlo… 😉

Bien, ahora repite el movimiento abajo-arriba tantas veces como seas capaz, y cuéntalas. No dejes de levantar el objeto hasta que no puedas más con su peso. Levántalo todas las veces que puedas. Llamaremos a eso esforzarse a la mitad. Sí, eso es la mitad, más adelante te enseñaré por qué.

Tu primera mitad

Vale, ¿para qué puñetas te he pedido que hagas esto? Es fácil. Una persona puede esforzarse a más del 100%, y voy a demostrártelo. Para ello es muy importante que hayas hecho el ejercicio de arriba. Si no lo has hecho, coge una grapadora, un cajón o un montón de revistas. Lo que quieras, pero haz el ejercicio y apunta el número de veces máximo que has levantado el objeto.

Eso, aunque no te lo creas, es solo la mitad de lo que tú puedes hacer. Si no te lo crees, vamos a hacer otro ejercicio. Este te lo pones como deberes, y te aconsejo que lo hagas antes de que pasen siete días. Ponte zapatillas y, dejando la cartera en casa, corre en la línea más recta posible, alejándote de tu domicilio.

Llegará un momento, más pronto que tarde, en que no puedas más. estarás completamente exhausto/a y tendrás que sentarte. ¡Enhorabuena! Has descubierto el límite de tu primera mitad. Ahora vuelve a casa.

Tu segunda mitad

El ejercicio anterior no acaba cuando ya no puedes seguir corriendo, sino cuando regresas de nuevo a tu casa. Y, sí, estás lejos, muy lejos de ella. Además, sin cartera para ir en transporte público o en un taxi. Ahí está tu segunda mitad, la que tira de ti porque sabe que no queda más remedio que andar de nuevo a casa.

No, esta idea no es mía, me ha inspirado la película Cattaca, en la que un hermano con bajas cualidades físicas acaba por ganar a otro diseñado genéticamente para ser “mejor”. Resulta que el protagonista nada como si no tuviese que volver, derrochando toda la energía con cada brazada.

Tu tercera mitad

¿Tercera mitad? Pero si, teóricamente, solo hay dos mitades de cualquier cosa, ¿no? Sí y no.

De nuevo, vamos con un ejemplo. ¿Recuerdas ese objeto que has levantado…¿Cuántas veces? ¿100? ¿23? ¿57? El número no importa. Ese número es tu segunda mitad. Ya te he demostrado que, si te ves obligado, acabas por doblarlo. Si lo has levantado 100 veces y esperas un poco, podrás levantarlo un total de 200. Es así. Pero la mayoría de las personas no entrenamos como si “tuviésemos que volver”. Te recomiendo entrenar de ese modo, dándolo todo.

Si entrenas, entrena. Hagas lo que hagas en esta vida hazlo lo mejor posible, descubrirás que todo comienza a irte sospechosamente bien.

Pero voy a demostrarte que existe una tercera mitad. O, mejor dicho, existirá una mitad que antes no tenías. Si hoy entrenas y consigues levantar ese peso 200 veces, mañana estoy seguro de que (vale, mañana no, que tendrás agujetas, pero pasado sí) podrás levantarlo 202 veces.

Según vayan pasando los días podrás levantarlo más y más veces, empujando el límite máximo hacia delante. Realmente nunca podrás esforzarte por encima del 100% diario, pero este 100% hace referencia a números diferentes (y crecientes) con cada sesión de entrenamiento.

Dentro de un año te darás cuenta de que doblas o triplicas lo que podías hacer el año anterior siempre que le hayas dedicado el tiempo suficiente. Ahí está, la tercera mitad.

Foto basada en Fotolia | @HaraldBiebel

14 enero, 2016
tercera mitad

La tercera mitad

No lo estás dando todo. Cuando piensas que has llegado al 100% en realidad no has hecho ni un tercio de lo que eres capaz. En este post te lo demostraré.
3 enero, 2016
Man or Woman. Queen and king chessmen mirroring.

Identifícate con tus objetivos para alcanzarlos

Hay una cosa importante que te impide alcanzar los objetivos que te has planteado. Tienes que identificarte con lo que quieres para no recaer en viejas costumbres.
27 diciembre, 2015
Happy New Year 2016 greeting card design, gold firework explosion with star and sparkles. EPS10 vector.

¿Has logrado cumplir con tus propósitos de año nuevo?

Un buen momento para hacerse propósitos de año nuevo. Pero antes de renovarlos. ¿Qué fue de los del año pasado?
20 diciembre, 2015
fuerza voluntad

El músculo más fuerte de cualquier ser humano

El cuerpo no está programado para hacer grandes esfuerzos. Tienes que reprogramarte para explotar todo el potencial que llevas dentro de ti.