Motivación

Hay muchas personas que hablan de motivación pero menos que te hablarán de disciplina. Es totalmente normal que sea así. Es mucho más positivo dejarse inspirar y animar de forma puntual con frases de Muhammad Ali que tener que sufrir las consecuencias.

La motivación es cómo el azúcar. Te deja un sabor dulce en la boca pero desaparece rápidamente. Si tienes que estar siempre motivado para hacer las cosas estarás siempre en búsqueda de la próxima dosis de inspiración en forme de vídeo o cita. Como cualquier adicción el efecto con el tiempo se perderá y no lograrás mover el culo gracias a contenidos como los de Arnold Schwarzenegger o Ashton Kutcher.

Si te fijas en aquellos que han llegado donde quieren estar tienen todos algo en común: la disciplina. Te aseguro que el 50% de los días no han estado motivados para salir a entrenar, ponerse a estudiar o sacar adelante sus empresas.

La clave está en adquirir hábitos y adaptar tu estilo de vida a tus metas. La disciplina es como un pequeño postre de vez en cuando que endulce tu camino. No te acostumbres a estar motivado. Busca la disciplina. Será la clave de tu éxito.

Foto de Fotolia | @taddle

6 agosto, 2016
disciplina

Cambia motivación por disciplina

Es fácil estar motivado de vez en cuando. Es mucho más complicado ser disciplinado en tu día a día. La clave está en cambiar hábitos y adaptar el estilo de vida a las metas.
24 julio, 2016
Mann in Bücherei mit lebhafter Fantasie

Las dos claves de la vida según Wil Smith

Hace poco he visto esta charla inspiradora de Wil Smith. Me puedo identificar con sus dos claves del éxito que aplico igualmente en mi día a día.
16 julio, 2016
desmotivación

¿Qué hacer cuando te sientes desmotivado?

Si estás teniendo un bajón es muy probable que tengas que dar un paso atrás para dar dos para adelante. No te agobies, es cuestión de tiempo que vuelvas a la normalidad.
10 julio, 2016
lucha eterna

No busques que todo sea más fácil

La lucha no es un momento pasajero. Si quieres que las cosas sean más sencillas dejarás de vivir al máximo. Aprende a disfrutar los momentos de sangre, sudor y lagrimas.