Reflexiones

La vida no es justa. Cuando mejor haces las cosas, más te exigen. Tengo el privilegio a día de hoy de vivir de mis negocios. Me ha costado llegar a este punto y no tengo ninguna razón para relajarme. No siempre he sido emprendedor “independiente”. También he trabajado por cuenta ajena. Mi objetivo ha sido siempre sobrepasar las expectativas de mis jefes.

Me gusta hacer las cosas bien y me esfuerzo para no decepcionar a la gente. Antes y ahora. El problema de estar a la altura es que las expectativas van creciendo con el tiempo. Esto se puede convertir en un problema sobre todo si eres exigente contigo mismo e intentas seguir el ritmo.

1. Analiza

Suena extraño, pero la cosa empeora si empiezan a recomendarte porque la gente tiene tendencia a exagerar. Una persona que hace un trabajo bueno se convierte rápidamente en un “crack”.

Para estar a la altura de las expectativas hay que tener claro lo que la gente espera de ti. Analiza la situación. ¿Serás capaz de cumplir o no es realista lo que esperan de ti? ¿Lo podrás hacer pero el precio que tienes que pagar para ello no merece la pena?

2. Corrige

Aterriza las expectativas. Deja claro lo que puedes esperar de ti y lo que no. No es una muestra de debilidad admitir que tienes tus limitaciones sino más bien todo lo contrario. En general te van a agradecer el hecho que eres realista y honesto aunque igual les hubiera encaja que estuvieses a la altura de las expectativas iniciales.

Es mejor cumplir lo prometido que no alcanzarlo por miedo de no admitir las propias limitaciones.

3. Mueve el culo

Lo prometido es deuda así que una vez reducidas o confirmadas las expectativas hay que cumplir. Esto consiste básicamente en mover el culo. No hay que quejarse que las personas esperen mucho de ti porque eso en realidad es algo bueno. Te interesa que te relacionen de esta forma positiva y que esto más adelante no cambie porque se hayan llevado alguna decepción.

Al final la presión nos pone en movimiento. Es bueno que alguien nos empuje pero únicamente tan rápido para mantener el ritmo y no tropezar porque vamos demasiado rápido.

Foto de Fotolia | @Jamrooferpix

10 octubre, 2015
Hochgebirge im Sonnenuntergang

Gestionar expectativas – cómo estar a la altura de los que nos exigen

¿Quieres estar siempre a la altura de las expectativas de los demás? En ocasiones puede tener sentido analizar y corregir antes comprometerse.
3 octubre, 2015
Lion portrait

Cómo no ganarte la confianza de alguien

¿Quieres conseguir la confianza de una persona pero por más que te esfuerzas no lo estás logrando? Puede que justo eso sea el problema.
6 septiembre, 2015
compartir

Por qué compartir es duplicar tus posibilidades en el mundo de los negocios

¿Te estás planteando montar un proyecto? ¿Tienes dudas sobre si deberías compartirlo con socios o hacerlo en solitario? Esto son mis conclusiones.
5 septiembre, 2015
asumir responsabilidad

Lo que puedes hacer para que terceros asuman mayor responsabilidad

Asumir responsabilidades es uno de los grandes retos para pequeñas y grandes organizaciones. Solemos buscar excusas para deshacernos de ellas.