Carlos Bravo

La respuesta es muy sencilla. Sí, siempre.

Los sueños son muy bonitos hasta el punto que empiezan a destruirte. Cuando las cosas se ponen difíciles hay que insistir. Eso sin duda pero hay que saber diferenciar.

Una cosa es sentir el dolor corriendo una maratón superando el kilometro 30. Es normal, nadie dijo que correr 42 kilómetros sin parar iba a ser pan comido. Hay que apretar el culo para llegar. Duele pero se puede.

Otra cosa es caer en una profunda depresión, perder amigos o pareja y sentirse cada vez peor a la hora de realizar un sueño que sin darte cuenta se ha convertido en una pesadilla.

Igual tienes un problema sin darte cuenta. Puedes estar sobremotivado y no darte cuenta. Muchas veces empieza así.

Saber insistir y luchar son cuestiones esenciales de supervivencia. Abandonar también.

Para ello hay que aprender a diferenciar entre dolores de esfuerzo y aquellos de autodestrucción. A veces la línea es muy delgada.

Foto de Fotolia | @svetavo

17 septiembre, 2016
The red towel isolated on white background

¿Abandonar es una opción?

Piensas en abandonar pero consideras que deberías aguantar porque eso es lo que hace la gente de éxito. Para antes de autodestruirte.
11 septiembre, 2016
Second hand market

La segunda mejor opción

No siempre la a priori mejor opción es realmente la que más nos conviene. Debemos buscar lo más adecuado que encaja con nuestra situación personal.
10 septiembre, 2016
Young woman showing her denial with NO on her hand

Aprender a decir NO

¿No te da tiempo nunca a hacer nada porque no paras de hacer cosas para terceros? Tiene fácil solución. Aprende a decir “No”.
4 septiembre, 2016
atasco

Perder menos tiempo cada semana

¿Tienes la sensación que no tienes tiempo para nada? Échale un vistazo a esta reflexión para sacarle mayor provecho a tu vida.