Carlos Bravo

Años atrás tenía una cosa clara. Hay que ser 100% transparente con la gente dando igual el contexto. Incluso en los peores momentos de mi primera empresa cuando estábamos a punto de cerrar no oculté nunca la verdad.

Mirando atrás tengo que decir que me equivoqué. Existen verdades que no quiere o debe conocer nadie. No se trata de ocultar sino más bien de proteger a los que no son capaces de asumir la carga de transparencia total.

Tanto si llevas una empresa o eres padre/madre de familia habrá pesos y preocupaciones que no podrás compartir con los afectados. Por suerte muchos asuntos tienen solución. Compartirlo genera por lo tanto un estrés innecesario en terceros que lo único parcialmente bueno es que sientes algo de alivio cuando compartes tus penas. Si lo piensas ser totalmente transparente es ser egoísta.

Transparencia es buena si sirve para cosas positivas. Para conseguir la confianza con alguien es bueno compartir cosas que no le contarías a todo el mundo.

Si sirve para darte alivio y poner el peso encima de un tercero no es tan bueno. Piensa antes de compartir si persigues un objetivo egoísta o aportas valor. Hay pesos que no te puede quitar nadie de encima.

Foto de Fotolia | @imaginando

19 marzo, 2017
transparencia

Transparencia total

¿Eres de los que piensan que hay que ser transparente con todo el mundo o prefieres ocultar cosas? Esto es mi punto de vista.
18 marzo, 2017
canalización

Aguas pasadas

¿Eres de los que es incapaz de mirar hacia adelante porque intentas cambiar el pasado? No le des más vueltas. Lo que ya no puedes cambiar no te debería preocupar.
12 marzo, 2017
desconectar

Tres reglas sencillas para volver con menos estrés del trabajo a casa

¿Llegas a casa y no tienes la cabeza despejada? Aplica estas tres reglas sencillas para desconectar cuando sales del trabajo.
11 marzo, 2017
empty notebook on a wooden table

Nuevos comienzos

Los nuevos comienzos nunca son sencillos. Al mismo tiempo hay que limpiar lo que se ha dejado atrás y construir lo que queda por delante.