Carlos Bravo

Hace un par de días que he empezado con ejercicios de alta intensidad utilizando únicamente el peso de tu propio cuerpo. Igual a algunos les suena Freeletics. Hace tiempo que hablé sobre ello en un contexto diferente.

Considero que estoy más o menos en forma. Salgo a correr 3-4 por semana entre 12-20 kilómetros. Lo que está claro es que hacer running es una cosa y realizar un ejercicio llamado Kentauros es otra. Hace mucho que no había sufrido tanto.

Después de realizar únicamente un tercio del ejercicio pensé ya en abandonar. No me veía capaz de aguantar hasta el final. Me sentía débil. Estaba sudando como cuando salgo a correr con 30 grados en Alicante (no muy recomendable por cierto). En esta ocasión el termómetro apenas alcanzaba los 15 grados.

Estoy acostumbrado a sufrir físicamente y salir de la zona de confort siempre que se trate de correr. Esta vez tocaba apretar el culo en un campo donde no me sentía ni cómodo ni fuerte. En vez de rendirme seguí adelante.

“Venga, 5 más, 3 más, 1…”. De esta forma me pasaba de ronda en ronda (en total el ejercicio tiene 6 con 4 ejercicios en cada una de ellas). Acabé el último salto tras 40 minutos y 10 segundos cuando pensaba hace media hora que no iba a acabar.

Ese día tuve suerte. No abandoné y me di cuenta de lo poco que confiamos en lo que somos capaz. Esto no se puede atribuir únicamente al deporte sino a la vida en general. Todos de nosotros tenemos posibilidades infinitas. Para ello hay que superar barreras en repetidas ocasiones. Cuando estás delante del primer obstáculo y ves lo alto que es, dudas mucho de que seas capaz de superarlo y hacerlo incluso en repetidas ocasiones. Parece tan difícil que nos rendimos antes de haberlo intentado de verdad.

También hay que admitir que la falta de confianza no es el único problema. A pocas personas les gusta sufrir para alcanzar un objetivo. Si es difícil es poco probable que lo intenten. No entra dentro de sus planes sudar demasiado para lograr metas que igual no les hacen cambiar la vida.

Foto de Fotolia | @icsnaps

2 agosto, 2015
ejercicios

La poca confianza en lo que somos capaz (y lo poco que nos gusta sufrir)

La mayoría de nosotros abandona antes de haberlo intentado. Para algunos sufrir para alcanzar sus objetivos no entra dentro de sus planes.
1 agosto, 2015
climbing rose on the summit

Lo que he aprendido sobre la vida estando en las montañas

Este año hemos vuelto de vacaciones a los montañas. Todavía tenemos un recuerdo desagradable de la temporada anterior que casi nos quita la vida.
26 julio, 2015
apuesta

¿Aceptas la apuesta?

La vida está llena de oportunidades perdidas. Pocos están dispuestos de aceptar una apuesta donde cabe la posibilidad de no ganar. ¿A qué se debe?
25 julio, 2015
desconectar

Como irte de vacaciones y descansar de verdad si eres un workaholic

Traigo buenas noticias para mí. Aquí te cuento como un “amante del trabajo” piensa desconectar para descansar de verdad durante sus vacaciones.