Carlos Bravo

Coches rápidos, casas de lujo, fiestas inolvidables… Así o parecido se imaginan algunos su vida dentro de un futuro no muy lejano. Están dispuestos a sacrificar mucho o incluso todo por ello. Piensan que una vez que tengan acumuladas todas esas riquezas podrán por fin ser felices.

La Universidad de Harvard realizó un estudio investigando la felicidad. Una de las principales conclusiones es que se hay que elegir activamente ser feliz.

  1. Haz cosas para los demás.
  2. Céntrate en las cosas que se te dan bien y menos en lo que te cuesta.
  3. Cuídate, tanto física- como mentalmente.

Fíjate en Steve Jobs. Ha logrado cosas que otros no consiguen en 10 vidas acumuladas. Ha sacrificado vivir para realizar su sueño. Incluso su propia familia ha tenido que dar un paso atrás para que pueda llegar antes a tener éxito. Hoy es el hombre más rico en el cementerio. Todo su dinero no le ha impedido tener que irse demasiado temprano.

Siempre cuando te obsesiones con riquezas de este planeta, recuerda que en el más allá (o lo que sea) todas estas no te servirán. No ates tu felicidad a ellas sino decídete activamente por ella. Recuerda que puedes ser el hombre (o mujer) más rico del mundo sin tener necesariamente demasiado dinero. Depende de tu decisión.

17 julio, 2016
ser feliz

El hombre más rico en el cementerio

¿Te estás obsesionando con tener éxito en tu vida dando igual lo que cueste? Igual es el momento adecuado para una pequeña reflexión.
16 julio, 2016
desmotivación

¿Qué hacer cuando te sientes desmotivado?

Si estás teniendo un bajón es muy probable que tengas que dar un paso atrás para dar dos para adelante. No te agobies, es cuestión de tiempo que vuelvas a la normalidad.
10 julio, 2016
lucha eterna

No busques que todo sea más fácil

La lucha no es un momento pasajero. Si quieres que las cosas sean más sencillas dejarás de vivir al máximo. Aprende a disfrutar los momentos de sangre, sudor y lagrimas.
9 julio, 2016
Cero errores

Una vida de cero errores

La mayoría de las personas comete errores porque no tiene capa de protección. Es mejor aprender los fracasos de terceros que cometerlos en primera persona.