Carlos Bravo

Ya te he hablado en varias ocasiones sobre los beneficios de nuevos hábitos. Se estima que después de 30 días el cerebro ya ha aceptado este cambio en la rutina diaria.

1 mes está muy bien pero la cifra mágica realmente es el número 100. Muchos son capaces de aguantar durante 30 días pero pocos llegan a los 100. Esto no necesariamente tiene que tratarse de un hábito nuevo porque estos se suponen que son para siempre. Hay cosas que no son 100% saludables, productivas, etc. pero que nos aportan un poco de felicidad por lo que no interesa abandonarlas del todo.

Digamos que te gustan mucho las patatas fritas. Tenemos todos claro que no es la comida más saludable del mundo pero de vez en cuando te aporta un poquito de felicidad.

¿Por qué no proponerte un reto de estar 100 días sin comer patatas fritas?

Me gustan las patatas fritas pero tampoco me cuesta estar sin ellas. En este momento he activado los siguientes pequeños retos:

  • 100 días sin beber una sola gota de Coca Cola, Fanta, Sprite, Nestea, Pepsi etc. Tengo estrictamente “prohibidas” todo tipo de bebidas azucaradas incluyendo zumos.
  • 100 días sin dulces. Nada de chocolate, bollos, dulces, postres, yogures (azucarados), etc.

Como puedes ver en mi caso el reto se centra en el ámbito de la comida con el objetivo de comer durante al menos 100 días 100% sano sin ningún tipo de excepción. Esto no significa que por vida tengo prohibido los dulces o la Coca Cola pero es algo que te reta porque previamente los consumía a diario.

¿Qué te aporta un reto si no lo conviertes en hábito?

¿Para qué todo el sufrimiento si luego recaemos en los viejos hábitos? Enfrentarte a un reto te ayuda a entrenar la disciplina. Es una de las mayores debilidades del ser humano. Sin disciplina no hay constancia lo que te aleja de lograr tus objetivos. Es una vía para convertirte un Life Hacker. Una persona que saca mayor rendimiento a su vida.

Después de más de 2 meses me he dado cuenta que tampoco es para tanto no beber Coca Cola o no comer dulces. El autocontrol se hace cada vez más sencillo porque cuando más avanzas, menos te apetece de abandonar el reto para no perder todo el camino ya recorrido.

Con el paso de los días de das cuenta de los beneficios que te aporta. El reto que deja la puerta abierta se puede convertir en hábito definitivo porque valoramos más lo que recibimos que lo que hemos perdido.

No es muy complicado encontrar un pequeño reto. Puede ser practicar deporte durante 20 minutos durante 100 días. También podrías dedicarte a aprender un idioma durante este tiempo. Haz algo que te ayude crecer aunque al principio te cueste.

El esfuerzo, merecerá la pena. Los planes están muy bien pero en algún momento hay que pasar a la acción.

Foto de Fotolia | @JSD

27 febrero, 2016
100 días

Proponte un reto de 100 días

¿No te atreves adquirir un nuevo hábito? ¿Qué tal empezar por plantearte un reto de 100 días? Esto es el plan y lo que te aportaría.
21 febrero, 2016
Young female practising yoga meditation on sand dune Jaisalmer, India

Ultraproductividad para padres y madres emprendedores

¿Eres madre o padre emprendedora y no sabes cómo sobrevivir el día a día? Esto es lo que hago yo para lograrlo.
20 febrero, 2016
zwillinge

Gemelos idénticos pueden tener valores de vida muy diferentes

¿Conoces los valores de vida que guían a cada uno de nosotros? Esto son algunos ejemplos que nos empujan adelante para levantarnos de la cama todos los días.
14 febrero, 2016
ser padre

Cosas que no puedes hacer cuando tienes hijos

¿Quieres tener hijos? Ojo, antes de plantearte el tema seriamente deberías conocer todas las cosas que ya no podrás hacer cuando estén.