Carlos Bravo

¿Estás bien? Eso es la respuesta en el 50% de los casos si haces uso de algún canal de chat online tipo Facebook Messenger, Whatsapp o parecido y no utilizas algún emoticono en tu frase. Sobre todo cuando la situación está un poco tensa porque se están debatiendo asuntos importantes, la percepción del cabreo inminente aumenta de forma infinita.

Los emoticonos forman parte de nuestras vidas. Ahora incluso los encontramos en forma de cojín y muchas más variaciones. No estamos acostumbrados a leer únicamente texto. Hoy en día si no hay alguna foto, vídeo, gif o por lo menos un pequeño emoticono no le regalamos nuestra atención al ruido que nos causa la comunicación constante.

Estamos perdiendo cada vez más la capacidad de ponernos en la piel de los demás. Cuando hay algo realmente importante, deja el móvil a un lado. Sal a la calle y ponte delante de la persona con la que tienes que tratar un tema importante. Si no la tienes cerca, habla con ella aunque sea por Skype. Si pones la cámara por lo menos podrás leer la cara sin necesidad de añadirle un emoticono.

28 mayo, 2016
emoticono cabreado

Hablar sin emoticonos

Hemos perdido la capacidad de comunicar en formato texto. Si un mensaje no lleva emoticono somos incapaces de interpretar al 100% el tono del mensaje.
22 mayo, 2016
save the Earth

El síndrome de Superman

¿Tu misión es salvar el mundo? Las necesidades de los demás vienen antes de las tuyas propias. Puede que te estés equivocando.
21 mayo, 2016
superarse

No busques el “cómo” sino el “porqué”

En ocasiones ponemos excusas porque pensamos que hay cosas que no podemos hacer. En realidad no se trata de buscar el “cómo” sino lo que necesitas es el “porqué”.
15 mayo, 2016
vida social

Vidas sociales

Gracias al nacimiento de las redes sociales podemos ser sociales sin dar un paso fuera de casa y pasar tiempo con personas reales. ¿Nos interesa seguir así?